Perú pondrá en marcha un plan para enfrentar los desafíos del cambio climático con el fin de mejorar la salud de la población, evitar los conflictos sociales y asegurar el crecimiento del país, con una economía baja en carbono, informaron este jueves los responsables del proyecto.

El plan denominado Planificación ante el Cambio Climático (PLANCC) es impulsado por los ministerios de Relaciones Exteriores, de Economía y del Ambiente y por el Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN).

“Si bien Perú evidencia un crecimiento económico sostenible, éste se encuentra ligado al incremento de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que hace a nuestra economía ineficiente en materia de carbono, requiriendo aplicación de medidas correctivas”, dijo Gabriel Quijandría, viceministro de Ambiente.

Perú representa el 0,4% de las emisiones mundiales, pero aumentaron 21% entre 1994 y 2000. En la última década el crecimiento del producto interno bruto peruano ha sido significativo, pero no se cuenta con información actualizada del aumento de esas emisiones de GEI, observó el funcionario.

La causa principal de las emisiones en Perú es la deforestación (47,5%), seguido de la producción de energía (21,2%) y la agricultura (18,9%), entre otras actividades.

Elías Ruíz, director del CEPLAN, subrayó que “se busca sentar las bases para un crecimiento económico bajo en carbono en el largo plazo”, precisó.

“Hay sacrificios y hay cosas que el país tiene que definir”, anotó, al subrayar que es necesario que existan “procesos de adecuación tecnológica” en sectores de la industria.

Hizo notar que las inversiones en el país son fundamentales pero al mismo tiempo se deben tener “los cuidados necesarios para no afectar el medio ambiente, buscando el justo balance”.

Probablemente, añadió, las empresas “tendrán que invertir más dinero pero eso las hará socialmente más viables”.

“Ya no existe la fórmula de que venga la inversión por la inversión”, remarcó, a la vez que aseveró que “se debe evitar el proteccionismo que ahuyente las inversiones y el otro extremo del desarrollo a cualquier precio”.

El PLANCC tendrá una primera fase de una duración de dos años para hacer un estudio consolidado que permita al país tener una visión al 2021 y al 2050 de las emisiones de GEI que produciría el país bajo distintos escenarios.

Al mismo tiempo planteará acciones para implementar su reducción y el impacto de las emisiones en el crecimiento económico.

Anuncios