Si bien durante los primeros meses del gobierno de Ollanta Humala había temor entre los inversionistas por el futuro económico del Perú, hoy la duda se disipó, dice Manuel Garciadiaz, representante para Latinoamérica de Davis Polk, firma legal especializada en finanzas globales.

“Hay confianza en que la economía peruana seguirá el rumbo de los últimos años. Los conflictos sociales generaron dudas. El tema de (la minera) Conga es complejo, pero el Gobierno ya ha dicho que el proyecto va”, refiere.

Por su parte, María Cecilia Salazar, representante para Latinoamérica del banco de inversión JP Morgan, asegura que viene aumentando el apetito de inversionistas extranjeros por llegar al país.

La ejecutiva detalla que, en la región, Brasil era el foco para los inversionistas institucionales. Ahora, ese mercado los saturó y buscan oportunidades en Chile, Perú y Colombia.

EN WALL STREET
Alex Ibrahim, vicepresidente y jefe para Latinoamérica y el Caribe de la Bolsa de NYSE Euronext (la gestora de la Bolsa de Nueva York), indica que las empresas más atractivas en Perú son de los sectores Minería y Construcción.

También hay potencial en compañías de retail, de alimentos y de agroindustria, pero el mayor problema que enfrentan los inversionistas para inyectar capital es que las firmas nacionales “no son abiertas” con la información de sus estados financieros.

Esta traba ha comenzado a superarse con el arribo de más empresas peruanas a la Bolsa de Nueva York. “Actualmente hay cuatro corporaciones nacionales en esta plaza. Chile tiene 16; Colombia, dos, y Brasil, 30”, anota Ibrahim.

Anuncios